Lecciones de la Revolución Energética Renovable de Alemania

Lessons From Germany’s Renewable Energy RevolutionLecciones de la revolución de las energías renovables en Alemania. Fuente.

El domingo 8 de mayo, Alemania vivió un hermoso día soleado con fuertes vientos. Además de disfrutar del hermoso sol, los ciudadanos alemanes se beneficiaron de un efecto secundario bastante inesperado: durante unas horas se les pagó a los clientes para que consumieran energía. Usted lo ha leído bien; en esta época de aumento vertiginoso de los costes energéticos y agotamiento de las reservas de combustibles fósiles, Alemania tenía tanta energía que tuvo que pagar a la gente para que se deshiciera de ella.

Las condiciones ideales para la generación de energía renovable son la energía eólica, solar e hidroeléctrica, que produce una potencia impresionante de 54,6 GW. Esto representa alrededor del 80 por ciento de la potencia total de 68,4 GW que consume Alemania. Con una gran parte de la energía del país generada a partir de fuentes limpias, había un enorme excedente de energía disponible en el sistema. Debido a esto, el coste de la energía alcanzó niveles negativos durante aproximadamente la mitad del día, cuyos precios alcanzaron mínimos de -130 euros por MWh.

Esto es claramente muy impresionante e indica que hay un enorme potencial en lo que se puede lograr con la energía renovable. Estamos en medio de la revolución energética de Alemania y está adoptando las nuevas tecnologías que vamos a tener que adoptar en los próximos años. El mundo tiene mucho que aprender siguiendo el ejemplo del país, así que aquí hay cinco lecciones que podemos aprender de la energía renovable de Alemania.

Contenido

  • Lección 1: Unirse a la política del gobierno
  • Lección 2: La diversificación es la clave
  • Lección 3: Las metas difíciles conducen a grandes resultados
  • Lección 4: No olvide la flexibilidad
  • Lección 5: Será caro, especialmente para los ciudadanos

Lección 1: Unirse a la política gubernamental

En primer lugar, debemos analizar cómo Alemania se ha convertido en un líder mundial en la producción de energía renovable. Gracias a una iniciativa gubernamental conocida como energiewende (Transición energética), el país se toma la energía muy en serio.

En 2000, la generación neta a partir de fuentes de energía renovables en Alemania era de alrededor del 6 por ciento. En 2014 esa cifra había aumentado a más del 30%. Se trata de un salto enorme y se ha producido sobre todo gracias a la política del Gobierno de dar prioridad a las energías renovables. Las cifras oficiales muestran que actualmente hay más de 370.000 personas empleadas en el sector de las energías renovables y un gran número de estos puestos de trabajo se atribuyen a la Ley de Fuentes de Energía Renovables.

El verdadero éxito de energiewende ha venido del entendimiento del gobierno de que tendría que trabajar a través de diferentes administraciones para lograr sus ambiciosos objetivos. Los objetivos actuales apuntan a 2050 y más allá, lo que indica que se trata de un reto generacional. Esto demuestra que si el resto del mundo quiere seguir el ejemplo de Alemania, necesita dejar de lado la política mezquina para luchar por un objetivo más amplio.

Lección 2: La diversificación es clave

Parte de la razón del increíble giro de los acontecimientos que llevó a los productores de energía a pagar por el uso de su energía se redujo a la asombrosa capacidad de la energía tomada de los paneles solares fotovoltaicos. Podría decirse que es la energía solar donde Alemania realmente se encuentra en su mejor momento. En 2014, Alemania lideró el mundo en capacidad solar con más de 38 gigavatios. En el contexto, eso es más que el Reino Unido, los Estados Unidos, Francia y España combinados. El país obtiene tanta energía de sus paneles que ha podido satisfacer casi el 80% de sus necesidades energéticas sólo con energía solar.

Se podría suponer que el dominio de Alemania en el mercado solar significa que ha descuidado otras formas de energía, pero en realidad una clave para su éxito es el hecho de que ha diversificado sus energías renovables. De hecho, su capacidad eólica en 2014 era en realidad superior a la solar, de unos 39 megavatios. También se ha invertido mucho dinero en fuentes de energía hidroeléctricas y de biomasa. Un perfil más amplio de las fuentes de energía sólo puede ser algo bueno.

Lección 3: Las metas difíciles conducen a grandes resultados

En 2010, el gobierno alemán publicó un documento de política con respecto a energiewende en el que se establecía una lista audaz de objetivos. Estos objetivos eran aún más ambiciosos que los establecidos por la UE. En el documento se afirmaba que para 2020, la energía renovable debería representar el 35% del consumo total de electricidad en el país. Para 2050, el objetivo es del 80%. En 2015, esa cifra ya había alcanzado el 33%, por lo que el país se atiene al objetivo de alcanzar esas cifras.

El gobierno también fijó objetivos sobre las emisiones de gases de efecto invernadero. Tomando la cifra básica de 1990, los gobiernos quieren ver una reducción del 40 por ciento para 2020, y entre el 80 y el 95 por ciento para 2050. Algunos críticos han sugerido que este objetivo es irrealista e inalcanzable, pero Alemania ha seguido superando las expectativas.

Lección 4: No olvidar la flexibilidad

Hasta ahora, todas las lecciones que hemos aprendido de la revolución energética alemana han sido positivas. Pero también es importante aprender de los errores que se han cometido en el camino. Si volvemos al punto de que Alemania tenía que pagar a la gente para que consumiera energía, podría ser fácil considerar esto como algo positivo. Pero, por desgracia, también señala un punto débil del sistema.

En un sistema energético que funcione bien, es evidente que nunca debe ocurrir que los productores de energía paguen a los consumidores por el uso de su energía. Eso es enormemente insostenible. La razón por la que ocurrió fue el hecho de que muchas de las centrales eléctricas convencionales de Alemania -específicamente las que funcionan con carbón y energía nuclear- no son capaces de apagarse rápidamente para dejar de producir energía. Eso significaba que cuando los altos niveles de energía renovable fueron introducidos en el sistema, no tenían adónde ir a parar su energía.

En el futuro, Alemania necesita ganar más flexibilidad en el sistema para que las plantas tradicionales puedan cerrar y compensar los grandes picos en la generación de energía limpia. Si Alemania hubiera podido mejorar su tecnología de almacenamiento de energía y la gestión de la red, se habría encontrado en una situación mucho mejor.

Lección 5: Será caro – especialmente para los ciudadanos

Una vez más, se puede imaginar que toda esta increíble energía limpia que se encuentra en el sistema ha hecho bajar los precios de la energía en todo el país. Pero no es el caso en absoluto. De hecho, en 2014, los precios alemanes de la energía alcanzaron niveles un 48 por ciento más altos que la media de la UE. Esto se debe a que el coste de la energía se está trasladando a los consumidores. Según algunos expertos, el coste final de las pólizas superará los 1tn €.

Deja un comentario