Cómo afecta el transporte a la sostenibilidad

How Transportation Impacts SustainabilityCómo afecta el transporte a la sostenibilidad

El cambio climático es actualmente un tema candente en el ámbito empresarial y político, y con razón. Las decisiones cruciales que tomen hoy en día los sectores público y privado sobre las energías sostenibles y renovables tendrán un enorme impacto en las futuras generaciones de una sociedad global. Sin embargo, cuando se discute este tema, la atención se centra principalmente en la industria a gran escala y su contribución a los gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Un factor importante que no se puede dejar fuera de la conversación sobre el clima es el transporte general de todo tipo, ya sean automóviles, camiones, autobuses, aviones o trenes.

Contenido

  • El transporte es en realidad uno de los principales actores en el avance de las energías sostenibles en los Estados Unidos.
  • ¿Cómo se puede hacer esto?
  • El uso compartido de los viajes y del transporte público puede ayudar a reducir en gran medida estas cifras.

El transporte es en realidad uno de los principales actores en el avance de las energías sostenibles en los Estados Unidos.

De hecho, el 28% de toda la energía utilizada en los Estados Unidos se utiliza para mover bienes y personas del punto A al punto B – con una mayoría de vehículos más pequeños como motocicletas, camiones ligeros y vehículos personales (un enorme 58%). Como usted podría haber adivinado, estos tipos de transporte son principalmente vehículos que queman combustibles fósiles. En Estados Unidos, esta forma de moverse es simplemente la norma.

Eso no quiere decir que no haya habido avances para avanzar hacia opciones más sostenibles y renovables para el transporte personal, con la introducción de biocombustibles, vehículos híbridos y automóviles totalmente eléctricos. Se han hecho grandes progresos, pero aún queda mucho por hacer en un futuro próximo. Las Naciones Unidas incluso citan el transporte sostenible como «esencial para alcanzar la mayoría, si no todos, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDGs) y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible».

¿Cómo se puede hacer esto?

En parte, mediante el desarrollo de tecnologías que ya están en juego y la búsqueda de otras soluciones alternativas. Por ejemplo, la eficiencia y la potencia de los vehículos totalmente eléctricos han avanzado mucho desde que se introdujeron por primera vez, e incluso Mercedes-Benz ha presentado su primer gran camión de transporte totalmente eléctrico.

Aunque el camión sólo puede recorrer 124 millas en este punto, sigue siendo una gran manera de reducir las emisiones de carbono que se producen por la entrega y el transporte urbano en las grandes ciudades, y los miembros de la junta directiva de Daimler confían en que, para cuando el camión llegue a la producción convencional a principios de la próxima década, las tecnologías de carga y baterías habrán avanzado lo suficiente como para hacerlo aún más eficiente y atractivo para las empresas y sus conductores.

Las formas de reducir la obstrucción de las carreteras en las ciudades de alto tráfico también deben ser una prioridad para los nuevos desarrollos en el transporte sostenible. En lugares donde el tráfico es terrible, tiende a haber temas subyacentes comunes que resultan en estas carreteras llenas de gases de escape. En Florida, específicamente, los estudios han encontrado que no sólo el estado tiene más viajeros que el promedio nacional, sino que los sistemas de transporte público también son mal utilizados. Esto tiene un enorme impacto en las emisiones de CO2 y en la eficiencia energética.

El uso compartido de los viajes y del transporte público puede ayudar a reducir en gran medida estas cifras.

Lo bueno de compartir viajes es que no sólo se reduce la contaminación individual de los automóviles, sino que también se ahorra gasolina y la soledad/enojo de un viaje en solitario. La «movilidad compartida», como se le ha llamado, ha hecho una gran mella en la propiedad de automóviles en las zonas urbanas de los Estados Unidos.

Una vez más, Daimler está detrás del popular servicio Car2Go que ofrece alquiler de coches de ida para sus usuarios en varias ciudades de Norteamérica, y no es el único disponible para los conductores en Norteamérica. Por el contrario, hay una lista de diez que se recomiendan a los conductores que esperan contribuir a la reducción de las emisiones de CO2 y a formas de transporte más sostenibles.

El transporte público también debe aumentar en los Estados Unidos. De hecho, un estudio realizado en 2014 comparó los viajes de menos de una milla realizados por los conductores tanto en Europa como en los Estados Unidos. Los resultados mostraron que los europeos elegían medios de transporte alternativos (bicicleta, a pie o transporte público) el 70 por ciento de las veces, mientras que el mismo porcentaje reflejaba las opciones de los conductores estadounidenses.

Es obvio que los Estados Unidos deben dejar de ser tan dependientes de los vehículos si queremos dar pasos importantes en el desarrollo sostenible. Pero para ello, las opciones deben estar ahí. Afortunadamente, muchos lugares del país han reconocido la necesidad y el potencial de seguir desarrollando esta importante infraestructura. Existen 36 tranvías, frente a sólo 8 en la década de 1980, y las cifras de 2014 mostraron que el número de usuarios del transporte público creció a un ritmo dos veces superior al de la población.

Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer, lo que requiere el apoyo del público en general y una inversión global del sector privado. Es hora de que el tema del cambio climático, en lo que se refiere a las opciones de transporte de los Estados Unidos, se tome en serio y se considere como una prioridad número uno.

Para reiterar la declaración de las Naciones Unidas, se trata de un componente esencial para lograr un desarrollo sostenible satisfactorio.

Deja un comentario