¿Va a ser el 2020 un buen año para la eficiencia energética?

Is 2017 Going to Be a Good Year for Energy Efficiency?¿El 2017 va a ser un buen año para la eficiencia energética? – Fuente de la imagen

La eficiencia energética está causando grandes olas. Son visibles en el área de las iniciativas legislativas, el gasto de los consumidores, los proyectos de infraestructura y la revolución tecnológica. Sin embargo, no todo en el jardín es de color de rosa. Los hogares son responsables de cantidades asombrosas de contaminación y generación de residuos, mientras que muchas industrias también se quedan atrás con respecto a los estándares establecidos.

Es más, la tecnología avanza a pasos agigantados, pero los responsables de la formulación de políticas y los consumidores comunes luchan por mantener este ritmo. Tenemos que aprender a hacer más con menos, y pensar en grande mientras damos pequeños pasos cotidianos. Así pues, echemos un vistazo a la situación en 2017 y a lo que nos espera a la vuelta de la esquina.

Contenido

  • Aumento de la productividad
  • Ecosistema doméstico
  • El panorama general
  • Clima político
  • El camino verde hacia el futuro

Aumento de la productividad

Ciertamente hay espacio para el optimismo: se espera que el 2017 traiga mayores inversiones en proyectos de eficiencia energética y muchas compañías han implementado programas verdes en las operaciones principales de servicios públicos para cumplir con estándares más altos y aumentar la satisfacción de los clientes. Asimismo, el gasto en productos y servicios sostenibles está aumentando y se prevé que esta tendencia al alza continúe.

Debemos comprender plenamente el valor de la productividad energética, que representa un producto interno bruto por unidad de energía consumida. Es decir, una mayor productividad en este departamento induce una mayor actividad económica, así como un menor consumo de energía y una menor producción de residuos. Por lo tanto, no es como si sólo los activistas verdes se beneficiaran de las iniciativas y políticas ambientales.

Ecosistema doméstico

Hay una selección cada vez mayor de materiales de construcción eficientes energéticamente, proyectos de mejoras para el hogar, electrodomésticos y otras novedades. La tecnología inteligente es un verdadero cambio de juego, ya que permite a las personas evaluar el consumo de energía y optimizar su uso con una amplia gama de herramientas. La domótica y la Internet de los objetos (IO) abren sin duda nuevas oportunidades de ahorro y revolucionan la forma en que vivimos e interactuamos con nuestro entorno.

Por ejemplo, los productos de calidad de Malibu Shade están hechos pensando en la sostenibilidad, mientras que Nest ofrece termostatos programables con Wi-Fi que se adhieren a nuestros patrones de comportamiento. Los electrodomésticos con calificación Energy Star se imponen en todo el mundo y los productos innovadores del Sistema Inteligente de Control de Rociadores Rachio mejoran los esfuerzos de conservación del agua. Esto es sólo una punta del iceberg, y debajo de él, encontramos luces LED, nuevo diseño de accesorios, cubos inteligentes y otras maravillas tecnológicas.

El panorama general

En los Estados Unidos se habla mucho de la necesidad de aumentar las inversiones en infraestructura. Como usted sabe, la energía es una parte integral de los proyectos de infraestructura con todas esas redes, plantas hidroeléctricas y embalses, instalaciones de energía renovable y gasoductos de gas natural. Por ahora, está claro que la nueva administración ha hecho de esta dimensión una prioridad en la agenda.

Por supuesto, todavía está por ver qué formas concretas tomará este cambio. Mientras tanto, los vientos de cambio se extienden por todo el mundo, a medida que los vehículos eléctricos, los contadores inteligentes, los recursos energéticos distribuidos y las estaciones de carga salen a la luz. Todavía tenemos que explorar las emocionantes fronteras, como el nexo entre la energía y el agua, las formas en que se entrecruzan los sectores del agua y el viento.

Clima político

Un marco político sólido de eficiencia energética es la base de la infraestructura física. Por lo tanto, es necesario adoptar medidas legislativas y reglamentarias más decisivas para estimular la adopción generalizada de soluciones sostenibles. Sin embargo, se han registrado algunos avances en forma de leyes de evaluación comparativa de la energía y de transparencia. Es muy probable que los fuertes impulsos hacia la sostenibilidad provengan del paisaje local y de industrias cambiantes, como la inmobiliaria.

En Oregon, por ejemplo, los propietarios de viviendas pueden ahora comparar los costos de energía y el rendimiento de sus viviendas para identificar las mejores estrategias para mejorar la eficiencia. Esperamos ver más incentivos fiscales y financieros en todo el país, así como en otros países para seguir el ejemplo de California, que lidera el paquete cuando se trata de financiar la eficiencia energética.

El camino verde hacia el futuro

Este año debería ser bastante bueno para la eficiencia energética, pero no hay mucho tiempo para dormirse en los laureles. Comienza con la educación y la comprensión de que la eficiencia energética vale la pena en gran medida, ya sea a nivel global, nacional, local o individual. En primer lugar, es necesario establecer políticas integrales y, en la siguiente fase, debemos garantizar que la infraestructura funcione a un nivel óptimo.

En todo caso, está claro como un brillante día de verano que la tecnología probada y verdadera está disponible comercialmente, y está a la espera de ser plenamente utilizada. El ingrediente que falta parece estar en otra parte. En cualquier caso, se han plantado las semillas de un futuro mejor y más verde y tendrán que ser nutridas diariamente para que den frutos.

Deja un comentario